Nuestra propuesta de CITA PREVIA son dos:

Si estás embarazada y quieres que te asesoremos sobre un sistema acontramarcha PlusTest con todos los elementos de seguridad para tu vehículo, pincha sobre el siguiente enlace para realizar tu reserva: recibirás toda la información necesaria para escoger un sistema seguro para el próximo nacimiento de tu bebé, resolveremos todas tus dudas y probaremos diferentes sistemas en tu coche.

Cita previa ACM para próximo nacimiento de bebé

 

Si tu bebé ya ha nacido y tienes dudas del sistema en el que viaja porque no lo ves seguro y/o dudas sobre una mala instalación, o necesitas cambiar el sistema de tu bebé porque «ya no cabe», o bien quieres valorar realmente un nuevo sistema acontramarcha: te contamos con detalle todos los sistemas acontramarcha PlusTest con todos los elementos de seguridad existentes en el mercado y que puedan ser usados por tu bebé, hijo o hija para que viajeis el mayor tiempo posible seguros, probaremos en vuestro coche y os enseñamos a realizar su instalación.

Cita previa ACM para bebé, niño o niña

 

Si antes de visitarnos, tenéis cualquier duda y queréis consultarnos, podéis poneros en contacto mandándonos un Whatsapp a través de este enlace pinchando aquí.

 

¿Y por qué recibir una asesoría de seguridad vial infantil es tan importante?

La elección del sistema de retención de tu próximo bebé si estás embarazada o bien de tu hijo o hija, es una de las decisiones que más debemos valorar y dar importancia. Porque es algo que vamos a usar prácticamente todos los días y su seguridad depende de nuestra decisión.

Los números de víctimas en circulación son fatales: una persona pierde la vida cada 23 segundos por accidentes de tráfico en el mundo, mientras el dato de muertes anuales asciende a 1,3 millones. Pero tenemos tan asumido como sociedad que es algo que «está ahí», que es «algo habitual», que no somos conscientes de las personas que mueren o cada vez más, resultan gravemente heridas, antes estos sucesos. En 2019, en España, 1.800 personas perdieron la vida en nuestras carreteras

Porque nos tomamos muy en serio la seguridad vial infantil, formamos parte de la asociación Acontramarcha salva vidas y durante los años 2020/2021 fuimos participantes del I Curso Técnico Avanzado en Sistemas de Retención Infantil por la Universidad Pontificia Comillas en Madrid.

 

¿Por qué lo llaman accidente si debería ser un siniestro?

«En nuestro país es habitual definir accidente de tráfico a cualquier hecho que altera el comportamiento vial y provoca lesiones o daños. Un término accidente como sinónimo de percance, incidente o contratiempo pero que ligado al factor humano, como protagonista, tiene más elementos de causalidad que de casualidad. Por eso, antes de catalogar un hecho como suceso fortuito o imprevisto, habría que tener en cuenta otros factores como, por ejemplo, la participación, previsión, evitabilidad, etcétera…»

«Son muy raros y escasos los incidentes de tráfico que pueden denominarse accidente, porque la mayoría de los sucesos y de las colisiones que ocurren en nuestro día a día no suelen ser accidentales ni tampoco suelen ser casuales, lo que suelen ser es causales. Esto quiere decir que, en realidad, prácticamente todos los incidentes o casi todos los choques acaecidos en nuestras calles y carreteras -muchas veces con desafortunadas consecuencias para conductores, pasajeros o peatones, y con importantes pérdidas materiales propias o de terceros- suelen estar ocasionados por errores humanos; ya sean a causa de distracciones o hechos irresponsables. Por eso mismo, por ser «a causa de», es por lo que decimos que son: causales.

Por todo esto, entendemos que estos sucesos son previsibles y por tanto, que estamos hablando de siniestros. Desde la salida del hospital con tu bebé recién nacido, la seguridad de tu hijo o hija mientras viajas depende de ti y del sistema de seguridad escogido.

Y la única manera que hay de proteger a un bebé, niño o niña dentro de un vehículo y poder aspirar a la mínima lesión, es hacerlo ACONTRAMARCHA y durante el mayor tiempo posible. Son muchos los detalles a valorar con la elección de un sistema de retención infantil: reclinado, espacios, instalación, componentes, uso, etc…

 

Resuelve todas tus dudas:

¿Cuáles son las diferencias entre SISTEMA de RETENCIÓN infantil o SISTEMA de PROTECCIÓN infantil?

Las sillas de coche para niños son conocidas por las siglas SRI, que responden a Sistemas de Retención Infantil. Nadie pone en duda la seguridad que ofrecen cuando los niños viajan en un vehículo pero en realidad lo que hay que hacer es escoger entre un SISTEMA de RETENCIÓN infantil o bien un SISTEMA de PROTECCIÓN infantil. Lógicamente este último, en el que entran las sillas a contramarcha, será mucho más apropiado para que la seguridad del pequeño o la pequeña dentro del vehículo sea la mayor, dentro de las posibilidades.

¿Por qué decimos que la única manera de viajar seguro es A ContraMarcha?

Si la silla de auto de tu bebé está orientada en el sentido de la marcha y tu hijo está sujeto por un arnés o escudo, en el caso de un frenazo brusco, incluso sin llegar a impactar contra un coche u otro objeto, la cabeza va a salir despedida hacia delante provocando que el cuello se estire de manera excesiva, por lo que inevitablemente habrán grandes daños irreversibles.

¿Hasta qué edad se aconseja usar este tipo de sistema?

Se marca la línea de los 4 años en la que se aconseja viajar de espaldas a la marcha, es decir, a contramarcha, porque cualquier silla de frente no va a proteger las zonas más débiles de un niño: su cabeza y cuello.

Y si el golpe es trasero, ¿estas sillas son igual de fiables?

Esto sólo sería peligroso si quienes acelerásemos marcha atrás fuésemos nosotros a una velocidad muy elevada y esto no es posible.

¿Y por qué a contramarcha cuando ya no es un bebé?

A lo que respondemos con otra pregunta: ¿Cuándo deja de ser seguro ir a contramarcha? La respuesta es fácil: Nunca. Por cuestión de física básica: todos los que viajamos de frente en el coche estamos expuestos a sufrir una lesión. Si el coche se detiene bruscamente, nuestro cuerpo tiende a seguir a esa velocidad. Lo que impide que salgamos disparados es el sistema de seguridad pasiva, el cinturón. Detiene nuestro cuerpo, pero nuestra cabeza sigue su trayectoria, causando lesiones en nuestras cervicales (en el mejor de los casos). Pero si el que viaja de frente a la marcha es un menor de 4 años, el riesgo de lesión grave e irreversible se incrementa, ya que su cabeza es proporcionalmente más grande que su cuerpo, su musculatura y estructura ósea mucho más débiles. Todo esto hace que, la cabeza que salga despedida (el torso queda inmovilizado por el arnés). Con ello existe una fuerza en el cuello del niño que no puede soportar, desencadenando una decapitación interna derivada del latigazo cervical. Si a ese niño lo ponemos de espaldas, su cabeza, cuello y espalda quedarán alineados en caso de impacto. Así no habrá latigazo cervical: el respaldo de la silla a contramarcha es el que absorberá la fuerza. Con ello, se disminuye el riesgo de lesiones hasta en un 90%.

¿Y si el impacto es lateral?

No existe ningún estudio oficial que haya revelado diferencias entre ambos sistemas de retención por lo que, en este caso, escoger las sillas acontramarcha es la más segura en todos los casos.

Pero, ¿el niño verá menos por la ventanilla estando hacia atrás?

Ningún niño que viaja A CONTRAMARCHA va a ver menos por la ventanilla, ningún niño viaja incómodo y ni es incapaz de estirar las piernas o se va a marear.

¿Probáis todas las sillas en nuestro coche?

En nuestra tienda de puericultura MIMOS, no venderemos una silla de auto sin antes haberla probado en vuestro coche y, a poder ser, con vuestro bebé. Escogeremos el mejor sistema que se adapte al percentil de talla y peso que mejor se adapte a vuestro hijo. Trabajamos con marcas especialistas en sillas de auto, y cuando decimos especialistas, sabemos a qué nos referimos.

¿Dónde estáis situados?

Estamos en la Calle Vicente Blasco Ibáñez 17, en Novelda. Si vives en la provincia de Alicante te esperamos.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir la silla adecuada?

Debemos tener en cuenta varios factores:

  • Que se adapte a nuestro hijo, es decir, a sus características de peso y estatura. En el caso de un recién nacido, el sistema debe mantener perfectamente sujeto al bebé.
  • Que se adapte a nuestro coche. No todos los coches son iguales, por tanto, no todas las sillas quedarán bien. Algunas quedarán más reclinadas, otras más rectas, si tiene o no isofix.
  • Que permita mantener la posición a contramarcha el mayor tiempo posible. Con un mínimo de los 4 años: el cuello de un menor no está preparado para soportar las fuerzas resultantes en un impacto a velocidad de ciudad (50km/h).
  • Que esté correctamente instalada. Al igual que no haríamos puenting colocándonos los arneses tras el visionado de un vídeo de youtube, no instalemos la silla que va a proteger a nuestro hijo sin los conocimientos necesarios. Hay que acudir a un punto de venta realmente especializado.

La Seguridad de tu bebé solo viaja de espaldas: A CONTRAMARCHA

Tras muchas semanas de embarazo y preparar todo para la llegada de vuestro bebé, llega el día del parto, las emociones a flor de piel… ¡Llegó el día de conocer a vuestro ser más querido!

Después de unos días de hospital, toca llegar a casa. Hay que cargar con todo, sentar al bebé en su silla a contramarcha, abrocharnos cinturones y arrancar el coche…

Desde Mimos queremos que ese día sea especial y no os preocupéis por la seguridad de vuestro pequeño. ¡De eso ya nos habremos encargado nosotros!

Viajar A ContraMarcha es lo más seguro para tu hijo desde el primer día.

Cuando vamos a ser padres aparecen en nuestra mente infinidad de dudas que, mezcladas con las emociones, hace que devoremos todo lo que tenga que ver con la maternidad. Pensamos en carritos, bañeras, cunas, habitación, trona, ropita… Leemos artículos, navegamos por internet, preguntamos a amigos, familiares, etc. Nos creamos nuestra propia base de datos y con ella, acudimos a tienda para ser finalmente asesorados.

De todos los productos que dejamos encargados en la tienda, hay uno al que hay que prestar especial atención: la silla del coche. Es lo único de toda la puericultura que va a velar por la vida de nuestro futuro tesoro, y sin embargo, no le damos la importancia que merece. ¿Por qué? Pues porque el bebé viajará en un vehículo que se desplaza a grandes velocidades, y que, en caso de accidente, intervienen grandes cantidades de fuerza. Por ello, es tan importante que este sistema sea lo más eficaz posible, y no es de otra forma que a contramarcha.

 

A tener en cuenta…

Así pues, cuando vayamos a elegir la silla del coche debemos tener en cuenta varios factores:

  • Que se adapte a nuestro hijo, es decir, a sus características de peso y estatura. En el caso de un recién nacido, el sistema debe mantener perfectamente sujeto al bebé.
  • Que se adapte a nuestro coche. No todos los coches son iguales, por tanto, no todas las sillas quedarán bien. Algunas quedarán más reclinadas, otras más rectas, si tiene o no isofix.
  • Que permita mantener la posición a contramarcha el mayor tiempo posible. Con un mínimo de los 4 años: el cuello de un menor no está preparado para soportar las fuerzas resultantes en un impacto a velocidad de ciudad (50km/h).
  • Que esté correctamente instalada. Al igual que no haríamos puenting colocándonos los arneses tras el visionado de un vídeo de youtube, no instalemos la silla que va a proteger a nuestro hijo sin los conocimientos necesarios. Hay que acudir a un punto de venta realmente especializado.

 

¿Hasta cuándo A ContraMarcha?

¿Y por qué a contramarcha cuando ya no es un bebé? A lo que respondo con otra pregunta: ¿Cuándo deja de ser seguro ir a contramarcha? La respuesta es fácil: Nunca.

Por cuestión de física básica: todos los que viajamos de frente en el coche estamos expuestos a sufrir una lesión. Si el coche se detiene bruscamente, nuestro cuerpo tiende a seguir a esa velocidad. Lo que impide que salgamos disparados es el sistema de seguridad pasiva, el cinturón. Detiene nuestro cuerpo, pero nuestra cabeza sigue su trayectoria, causando lesiones en nuestras cervicales (en el mejor de los casos).

 

Pero si el que viaja de frente a la marcha es un menor de 4 años, el riesgo de lesión grave e irreversible se incrementa, ya que su cabeza es proporcionalmente más grande que su cuerpo,  su musculatura y estructura ósea mucho más débiles. Todo esto hace que, la cabeza que salga despedida (el torso queda inmovilizado por el arnés). Con ello existe una fuerza en el cuello del niño que no puede soportar, desencadenando una decapitación interna derivada del latigazo cervical. Si a ese niño lo ponemos de espaldas, su cabeza, cuello y espalda quedarán alineados en caso de impacto. Así no habrá latigazo cervical: el respaldo de la silla a contramarcha es el que absorberá la fuerza. Con ello, se disminuye el riesgo de lesiones hasta en un 90%.

 

No lo dudes…

Habría que alargar el uso de espaldas a la marcha el mayor tiempo posible. Ya podemos encontrar en el mercado sillas a contramarcha hasta los 18kg, 25kg ó 32kg. Es necesario un buen asesoramiento para elegir la que mejor se adapte a cada niño.

Para terminar decir que, en esto de la maternidad somos nosotros padres los primeros interesados en darles lo mejor a nuestros hijos. Nos informarnos para ofrecerles protección, amor y educación. Y por supuesto, en el coche, la seguridad está en nuestras manos.

 

Ursula Rubio.

@acontramarchakids

Mamá y asesora en Sistemas de Retención Infantil.